Google+ Followers

domingo, 10 de febrero de 2013





PLUMA RIZÁ    




Hay que ver el trajín que tengo con 
la pluma rizá.

Pero no ha sido en balde, porque he 
encontrado el nombre científico de 
la planta y los nombres que se le 
da en diferentes zonas o regiones.

El caso es que, aunque me gusta 
mucho el olor de sus hojas, no 
buscaba su nombre por la planta 
en concreto sino por los recuerdos 
que me trae cuando la huelo.  
    
En el mismo lote de esos recuerdos 
hay otras dos  plantas: la toronja y
las hojas de S. Pedro.












Debería dejar esta página para escribirla 
en mayo, cuando se "visten" las Cruces,
pero no puedo esperar porque así soy de
nerviosa e impaciente.
Ví unas hojas que plantó mi madre en un 
rincón del patio, cogí un manojo, les hice 
las fotos y ya no pude parar. 











Cuando huelo la pluma rizá, me vienen a 
la mente recuerdos de cuando era pequeña.
En mayo vestían Cruces en mi cortijo. Unas
la vestían por gusto y otras por ofrecimiento.
"Si mi hijo viene bien de la mili, visto una
Cruz" o cualquier otra causa que tuvieran
para agradecer.






La Cruz la montaban en una habitación,
forraban las paredes con colchas vistosas,
incluso ( la que yo recuerdo ) estaba el 
techo con una colcha azul.

Delante del altar donde se ponía la Cruz
colocaban, a falta de alfombras, una manta
o una jarapa o una estera de esparto..., lo
que tenían. También algún cojín y cubrían
el suelo con hojas de pluma rizá, toronja y
hojas de S. Pedro.

Al entrar...,olían tan bien aquellas hojas...,
que todavía me trae recuerdos tan bonicos.  

Ahora, cuando venga la primavera, buscaré
toronja y hojas de S. Pedro, les haré fotos y
os las enseñaré. Además os contaré como
adornaban las Cruces en aquellos tiempos.

A ver si os gusta. Un abracico.   







          

martes, 5 de febrero de 2013





LA ORACIÓN DE GANDHI  


" Señor, ayúdame a decir la verdad delante 
de los fuertes y a no decir mentiras para 
ganarme el aplauso de los débiles. 

Si me das fortuna, no me quites la razón.

Si me das éxito, no me quites la humildad.

Si me das la humildad, no me quites la dignidad. 

Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla. 

No me dejes inculpar de traición a los demás
por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo.

No me dejes caer en el orgullo, si triunfo.

Enséñame que perdonar es un signo de grandeza
y que la venganza es una señal de bajeza.

Si me quitas el éxito, dame fuerzas para aprender
del fracaso.

Si yo ofendiera a la gente, dame valor para 
disculparme y, si la gente me ofende, dame valor
para perdonar. 

¡ Señor, si yo me olvido de Ti, nunca te olvides de mí ! "

                                        

                                           Gandhi ( 1869-1948 )