Google+ Followers

viernes, 12 de diciembre de 2014

NAVIDAD 2014




NAVIDAD 2014

Antiguamente salían grupos de gente de todas las edades para ir por las casas, tanto en el pueblo como en las aldeas, a pedir los aguilandos.

Ya se va perdiendo la costumbre.

Dos coplillas de las que se cantaban hace tiempo cuando se pedían los aguilandos.


El aguilando te pido
si no me lo quieres dar
quiera Dios que se te seque
la tripa del cagalar.

Si nos habéis de dar higos
no quitarle los pezones
llevamos un mochilero
que se los echa a montones.


Cuando yo estaba trabajando les decía a los críos que salieran a pedir el aguilando, que vinieran a mi casa. Siempre los animaba para que no se perdieran los usos y costumbres de nuestros mayores.

Un año les hice estas fotografías en mi cocina.


Son Celia, Pedro, María, Belén y Juan.










¡¡¡¡ Feliz Navidad y próspero 2015 para vosotros y vuestras familias !!!!

A ver si os gusta.
Un abracico.





martes, 2 de diciembre de 2014

LAS CUEVAS DE TOBOS



LAS CUEVAS DE TOBOS     


Y LLEGÓ LA LUZ    

Hace unos días encontré una fotografía en facebook de Ángel "El Fotos" en la que me había etiquetado.



Las Cuevas de Tobos.


Mirándola recordé que, hace más de 60 años, en esas cuevas vivían varias familias de etnia gitana.

También había, un poco más abajo más cerca del río, una casa en la que vivía el hermano Laureano "el de las Cuevas" con su familia.

Entre los gitanos de Tobos estaban Josillo y la Julianilla, la Carolina y Juan, la Joaquina,...

Con el tiempo subieron a vivir al pueblo.

Cada hijo de estas familias tenía un apodo. Ya han muerto algunos. Recuerdo al "Platero" y al "Rayao", hijos de la Carolina. 
Al "Torrao", que vive todavía aunque está muy mal.

Con el tiempo muchos de los hijos de estos gitanos estuvieron conmigo en clase.

Pero lo que me ha llevado a escribir ésto, es una anécdota que ocurrió cuando mi padre puso la luz eléctrica en Tobos.

También la puso en El Nacimiento de Tobos y en Las Cuevas.

En cada casa ponía las bombillas que quería cada uno: una en el cuarto, otra en la cocina, en la cámara,...

Por fin llegó a la casa de Josillo para poner la luz. Pero....,Josillo y la Julianilla no estaban de acuerdo en las bombillas que querían.

Josillo quería una luz (bombilla) con el cordón bien largo para tenerla dentro de la cueva y poderla sacar a la puerta cuando quisieran.
Y la Julianilla quería dos luces, una en la puerta de la cueva y otra dentro.

Total, que Josillo sólo una luz y Julianilla , terca que terca, dos luces.

Así estuvieron un rato y Josillo, cansado ya de tanta cabezonería, le dijo a su mujer: 

"Júuuu...lianilla, quéee...no...téeee...tentao nunca...yyyyy...¡¡hoy te tiento!!

Finalmente no recuerdo en lo que quedaría el asunto.

Hay que ver las cosas que ocurrían hace 60 años.  

Espero que os guste este recuerdo.

Un abracico.