Google+ Followers

sábado, 8 de julio de 2017

LAS PALABRAS TORNEADAS




Quiero dedicar esta página a mi sobrino Alfonso, hijo de mi primo David Sánchez López.
Él se interesó por esta oración recordando a su abuela ( mi tía Josefa ) que la rezaba cuando había alguna nube.

Hago la dedicatoria al principio porque, al ser ésto tan largo, no sé si habrá mucha gente que lo lea hasta el final. 
 ¡¡ Qué  optimista soy !!


 +++++++++++++++


Recuerdo a mi abuela materna en la casa de mi tía Josefa. Mi abuela rezaba mucho y también leía en unos libros no muy grandes, de color ocre, de aspecto usado y antiguos. No sé de qué trataban los textos pero sí tengo en mi memoria a mi "madre Juana" leyendo.

Las PALABRAS TORNEADAS era, digamos, una oración que se rezaba cuando se presentaba una nube fuerte. Esas nubes cargadas de gran aparato eléctrico, con rayos, relámpagos y truenos tan desgarrados que parece que se están rompiendo los montes.

A las nubes no se les cerraba la puerta porque era malo.
Así que mi madre Juana se sentaba, al lado de dentro de la puerta, y rezaba todo lo que sabía para que se fuera la nube.

Se tenía la creencia de que, rezando las Palabras Torneadas, se espantaba la nube. 
¡ Pero claro ! es una oración larga, había que decirla sin equivocarse, si se fallaba (que era lo más fácil) había que volver desde el principio hasta el final. Lógicamente, a la nube le daba tiempo de descargar, terminar y hasta salía el sol.
De todas maneras, podéis leerla y rezarla alguna vez para ver el resultado.

¡¡¡MUCHA SUERTE!!!




LAS PALABRAS TORNEADAS 


DEL ÁNGEL DE LA GUARDA


Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la una;
- La una, la gran Casa Santa de Jerusalén
donde murió Cristo por nuestro bien
para librarnos del enemigo malo. Amén.

Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la dos:

- La dos, las dos tablas de Moisés,
la una, la gran Casa Santa de Jerusalén
donde murió Cristo por nuestro bien
para librarnos del enemigo malo. Amén.

Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la tres:

- La tres, las tres Marías, 
la dos, las dos tablas de Moisés,
la una, la gran Casa Santa de Jerusalén
donde murió Cristo por nuestro bien
para librarnos del enemigo malo. Amén.

Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la cuatro:

- La cuatro, los cuatro Evangelistas,
la tres, las tres Marías,
la dos, las dos tablas de Moisés,
la una, la gran Casa Santa de Jerusalén
donde murió Cristo por nuestro bien
para librarnos del enemigo malo. Amén.

Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la cinco:
- La cinco, las cinco llagas,
la cuatro, los cuatro Evangelistas,
la tres, las tres Marías,
la dos, las dos tablas de Moisés, 
la una, la gran Casa Santa de Jerusalén
donde murió Cristo por nuestro bien 
para librarnos del enemigo malo. Amén.

Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la seis:
- La seis, las seis velas que ardieron en Galilea,
la cinco, las cinco llagas,
la cuatro, los cuatro Evangelistas,
la tres, las tres Marías,
la dos, las dos tablas de Moisés,
la una, la gran Casa Santa de Jerusalén
donde murió Cristo por nuestro bien
para librarnos del enemigo malo. Amén.

Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la siete:
- La siete, los siete dolores,
la seis, las seis velas que ardieron en Galilea,
la cinco, las cinco llagas,
la cuatro, los cuatro Evangelistas,
la tres, las tres Marías,
la dos, las dos tablas de Moisés,
la una, la gran Casa Santa de Jerusalén
donde murió Cristo por nuestro bien
para librarnos del enemigo malo. Amén.

Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la ocho:
- La ocho, los ocho coros,
la siete, los siete dolores,
la seis, las seis velas que ardieron en Galilea,
la cinco, las cinco llagas,
la cuatro, los cuatro Evangelistas,
la tres, las tres Marías,
la dos, las dos tablas de Moisés,
la una, la gran Casa Santa de Jerusalén
donde murió Cristo por nuestro bien
para librarnos del enemigo malo. Amén.

Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la nueve:
- La nueve, los nueve meses,
la ocho, los ocho coros,
la siete, los siete dolores,
la seis, las seis velas que ardieron en Galilea,
la cinco, las cinco llagas,
la cuatro, los cuatro Evangelistas,
la tres, las tres Marías,
la dos, las dos tablas de Moisés,
la una, la gran Casa Santa de Jerusalén
donde murió Cristo por nuestro bien
para librarnos del enemigo malo. Amén.

Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la diez:
- La diez, los diez Mandamientos,
la nueve, los nueve meses,
la ocho, los ocho coros,
la siete, los siete dolores,
la seis, las seis velas que ardieron en Galilea,
la cinco, las cinco llagas,
la cuatro, los cuatro Evangelistas,
la tres, las tres Marías,
la dos, las dos tablas de Moisés,
la una, la gran Casa Santa de Jerusalén
donde murió Cristo por nuestro bien
para librarnos del enemigo malo. Amén.

Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la once:
- La once, las once mil vírgenes,
la diez, los diez Mandamientos,
la nueve, los nueve meses,
la ocho, los ocho coros,
la siete, los siete dolores,
la seis, las seis velas que ardieron en Galilea,
la cinco, las cinco llagas,
la cuatro, los cuatro Evangelistas,
la tres, las tres Marías,
la dos, las dos tablas de Moisés,
la una, la gran Casa Santa de Jerusalén
donde murió Cristo por nuestro bien
para librarnos del enemigo malo. Amén.

Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la doce:
- La doce, los doce Apóstoles,
la once, las once mil vírgenes,
la diez, los diez Mandamientos,
la nueve, los nueve meses,
la ocho, los ocho coros,
la siete, los siete dolores,
la seis, las seis velas que ardieron en Galilea,
la cinco, las cinco llagas,
la cuatro, los cuatro Evangelistas,
la tres, las tres Marías,
la dos, las dos tablas de Moisés,
la una, la gran Casa Santa de Jerusalén
donde murió Cristo por nuestro bien
para librarnos del enemigo malo. Amén.

Las palabras torneadas del Ángel de la Guarda si las sabes dímelas, dime la trece:
- La trece, ¡¡ los trece rayos del sol que bajen y le partan al diablo el corazón !!


*************************

¡¡ Ya terminé !!

He tenido que escribirlas a raticos porque algunas veces se me iba la cabeza.
Ahora estoy contenta de haberlas escrito para poder compartirlas con todos.

Espero que os guste.

Un abracico.




No hay comentarios:

Publicar un comentario