Google+ Followers

domingo, 15 de junio de 2014

CON LA TERCERA EDAD ( 1 )



CON LA TERCERA EDAD -1-  



MÁS REFAJOS  




Desde hace tiempo ha habido un Hogar del Jubilado, aquí al lado de mi casa, que fué patrocinado o construido  por una entidad bancaria. Sólo iban hombres y, la mayoría, los que tenían una cuenta en ese banco.  

Cuando se prohibió fumar en establecimientos públicos y había que crear lugares de fumadores separados del resto del local, algunos pensionistas entre ellos mi padre, pidieron que se habilitara alguna zona en el salón para ese fin.  

El responsable entonces del Hogar, "pensó"  que se pusiera un letrero en uno de los pilares para delimitar el espacio de fumadores.Sin tabique,pared,biombo,puerta, cortinas o alguna cosa para que el humo no se fuera por todo el salón. Supongo que le echaría fuego la cabeza de tanto cavilar.  En definitiva, trató a los pensionistas no fumadores como si fueran, no tontos o ceporros, sino más bien como imbéciles o idiotas. Con el tiempo tuve un, digamos, "ligero desacuerdo" con el mismo sujeto y me trató como un verdadero cerdo. Pero bueno, eso ya pasó.                                                                                                     
Entonces, estos pensionistas, pidieron al Ayuntamiento algún lugar para poder estar algún ratico juntos, para distraerse, en buenas condiciones y sin el humo del tabaco que tanto perjudica.

Después de un tiempo tratando de conseguir lo que se proponían y necesitaban, tuvieron un local con su letrero " HOGAR DE LA TERCERA EDAD" como se puede apreciar en las fotos siguientes que hice desde mi balcón. Tienen fecha del año 2.001 ( escrita por mi madre).
    



                                Nicolasa, Gala y Juan José

 


                                          Ha crecido el grupo.



En este hogar había un salón grande con la cafetería, mesas y sillas y un televisor hermoso. Aquí estaban casi siempre los hombres. Cuando hacían baile,retiraban lo que estorbaba a los lados y les quedaba un buen espacio para bailar porque el salón era grande. 

Desde el salón se pasaba a una habitación donde estaban las mujeres. Tenían mesas de camilla, sillones y un televisor. En ese espacio hacían las actividades que se programaban.




        Aquí están Nicolasa, Gala, Dolores, Estefanía y Pilar.





Los Servicios Sociales del Ayuntamiento programaban actividades para hombres y mujeres.
Cuando estaban próximas las fiestas del pueblo, en tiempo de verano, hacían concursos de juegos de cartas: brisca, cinquillo, tute... y le daban un trofeo al ganador/a.

En esta foto están de pie: Josefina, Dolores, Misi, Dolores, Concha, Dionisia y Gala.

Sentadas: Estefanía, Encarnación, Nicolasa y Antoñica.  







Es posible que no venga a cuento que yo hable de los asuntos  y problemas que tuvieron hasta llegar a una situación muy agradable para todos. Pero es que, yo viví muy de cerca toda la preocupación de mi padre, lucharon mucho por estar bien y al final recibieron su recompensa. Disfrutaron mucho con sus bailes y sus comidas. También fueron a algún viaje y estuvieron unos años muy contentos.   

Mujeres: Josefina, Misi, Dolores, ¿...  ?, Encarnación, Gala, Concha y Nicolasa.

Hombres: Ramón, Juan-José y Antonio.



Una de las actividades que se programaron fué el bordado y confección de refajos.

Yo fuí la encargada de preparar y ayudar a hacer este trabajo.
    



Gala y Nicolasa bordando. Mi madre era la mayor del grupo pero también hizo su refajo y muy bien bordado.

Todo los materiales que se necesitaron los gestionaron los Servicios Sociales del Ayuntamiento, desde los bastidores hasta las agujas, dedales, tijeras,...



 
Participaron en la actividad seis mujeres y se confeccionaron seis refajos. 

Cada refajo era de distinto dibujo y color.




En esta foto también estoy yo.

 


Otra fotografía del grupo.


En la próxima página seguiré hablando de refajos.
No quería dejar de contar estas cosas de los mayores.

A ver si os gusta.
Un abracico.




No hay comentarios:

Publicar un comentario